Log In

Columna

MÉXICO DEL NORTE

Pin it

Por JORGE MÚJICA MURIAS /  MASEUAL

De Trompas y Cebollas

Chicago, Illinois, Estados Unidos de América, 8 de noviembre de 2017.-  Mientras El Trompas Donald mantiene de rehenes a los Dreamers a ver si el congreso le da dinero para construir su mentado muro fronterizo, el congreso anda preocupado con otros temas. Hace una semana se aprobó por un solo y méndigo voto en el Comité Judicial de la Casa de Representantes, una propuesta de ley para deshacerse del horrendo programa de visas H2A para trabajadores de la agricultura, y reemplazarlo con las más horrendas visas H-2C. La curiosa y nefasta propuesta, del Republicano Bob Goodlatte, no estaba nada mal por un lado, pero por el otro es pésima.

Estas visas reemplazaron al programa bracero, y con ellas los trabajadores pueden venir legalmente durante la temporada agrícola y luego van pa’tras a su país de origen. Se aprueban unas de 65 mil al año, y el país de origen para 61 mil de esos trabajadores es México, pero este año rompieron récord, con más de 160 mil visas aprobadas por el Departamento del Trabajo.

Son tan necesarias estos días, que el mismísimo hijo del Trompas Trump, con todo y que su papi dice que hay que contratar puros trabajadores gringos, solicitó visas para que le trabajen en sus viñedos en Virginia, los Trump Vineyard Estates. Eric, de Eric Trump Wine Manufacturing LLC., no es el único en la familia que pide estas visas. Su papi también solicitó en diciembre, ya como presidente electo, trabajadores para su complejo turístico de Mar-a-Lago y el  campo de golf Júpiter, unos días antes de lanzar su iniciativa de “America First”. En los últimos 16 años, El Trompas ha contratado por lo menos mil 256 trabajadores extranjeros.

Primero la parte buena. La propuesta de Goodlatte incluye que los actuales trabajadores indocumentados en la agricultura (¡la mayoría!) pudieran pedir las visas, algo prohibido hasta el momento. Además, la visa amplía, de los actuales ocho a 36 meses iniciales con renovaciones por otros 18 e incluye a las granjas lecheras, las de peces, la acuicultura, y procesadoras de alimentos, que hasta ahora no están en el programa. Será por eso que muchos Republicanos la miran con malos ojos.

Neo-Bracerismo Para Todos

Pero la parte bonita no le quita lo feo a la parte fea. Entre otras, se han denunciado estos problemas en el programa H2A: Amenazas, abusos verbales o violencia física; cobros ilegales de cuotas por dar trabajo; confiscación del pasaporte; discriminación por pertenecer a una raza o género; engaño en las condiciones del trabajo o/y en la solicitud de trabajo ante el gobierno de Estados Unidos; lista negra para migrantes que protestan; préstamos con intereses injustos; hospedaje en malas condiciones; robo de salarios; trabajo no suficiente (pocas horas a la semana); tráfico de personas (con el cual hasta se puede obtener una Visa T), y violaciones sexuales.

Para muestra un botón: las granjas Vidalia, de Georgia, tendrán que pagar un millón 400 mil dólares de salarios robados a sus trabajadores H2A, según resolvió la Corte el 18 de octubre. El juez dijo que la Bland Farms Production and Packing LLC, no le pagaba las horas extras a sus chambeadores que empacaban las cebollas Vidalia de otras granjas cercanas, con el pretexto de que eran “trabajos distintos”. Más de 400 trabajadores inmigrantes le metieron pleito desde el 2014 y acaban de ganar.

Y la parte mala de la propuesta de Goodlatte es pésima. Aún con todas las denuncias, le deja al Departamento de Agricultura la supervisión del programa, en vez del Actual Departamento del Trabajo. Además, le quita al patrón la obligación de pagar la transportación y la vivienda de sus trabajadores, y el cálculo aproximado dice que se les pagaría en promedio $8.34 por hora, unos $334 por semana, míseros $17 mil y centavos en todo el año. Quítele a eso vivienda y transporte, y queda prácticamente bajo el nivel federal de absoluta pobreza.

Ah, y de remate, el patrón se quedaría el diez por ciento del salario del trabajador y se los depositaría en una cuenta en la embajada del país de origen, para garantizar que se regresen y solo alla lo pueden cobrar. Es la triste historia de los braceros de los años 1960’s que les quedaron a deber y nunca les pagaron completo. Para rematar el remate, a los trabajadores se les prohibiría usar servicios gratuitos de los bufetes de abogados federales para presentar quejas o demandas como la de Vidalia contra sus patrones.

Por cierto, en mayo Goodlatte presentó otra propuesta de lay: darle carabinas militares M-4 a todos los agentes de inmigración, y hacer posibles los arrestos de inmigrantes sin órdenes judiciales. La propuesta se suma a la situación de los “dreamers” y el fin de los TPS. Los rollos del Trompas son solo rollos; las leyes son peores que sus discursos. mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Log In or Create an account