Log In

Columna

POR LA LIBRE 2487

Pin it

Por IGNACIO CORTÉS MORALES / MASEUAL

 

1.- ¿Esteban apto para educación?

2.- Los delincuentes

3.- Jubilados

4.- Iván-Óscar

 

Cuernavaca, Morelos, México, 17 de agosto de 2020.- 1.- Esteban Moctezuma, con franqueza, es el talón de Aquiles del gabinete, y si usted se pone exigente, podría decirse que lo es de toda la cuarta transformación, como que para él no existe otra ruta que la trazada por el neoliberalismo, aunque lo disfraza con palabras. Jamás llevará a la educación por el sendero progresista, la conducirá por la resiliencia. Nunca explorará senderos que lleven a la comunidad escolar a ser analítica, crítica, propositiva, actuante y realizadora en la justicia social, en la igualdad y en la equidad, sino en conservar el status quo, sin pasos históricos que provoquen el derrumbamiento de las estructuras como se conocen, tendiendo al surgimiento de una sociedad más de todos, por todos y con todos, mejorando el nivel de vida general. El secretario de Educación Pública es un hombre del sistema y no lo oculta; no lo hace, en sus discursos; en ninguno, siquiera un bosquejo de una educación que tienda a la crítica o, mejor, que proponga nuevos senderos cuando se salga de la pandemia. Su voz no es lo serena que pretende que se sienta, sino monótona, y lo peor, no en el tono, sino en los conceptos que maneja, en su comodidad para querer quedar bien con todos; maneja el lenguaje a lo Fox, de acuerdo al auditorio al que se dirige. En ninguno existe una columna vertebral que permita advertir que la intención es encaminar a la educación, por él dirigida, al menos, al despertar crítico de la sociedad mexicana. Su línea está ocupada en las formas y en la conducción precisa por el rumbo que él se ha propuesto y que no lleva la intención de transformar un ápice la vida del país, sino dejar las cosas como se viven actualmente; vamos, ni siquiera se vive el gatopardismo. Sus formas son conocidas, no sólo es su idea de llenar los viejos odres con vino nuevo, sino de saturar esos viejos odres con vino viejo, y por ese rumbo, por lógica natural, no habrá evolución social a la altura que el señor presidente pretende. Esteban Moctezuma es un secretario del gobierno del pasado; a mil años luz del talento de Vasconcelos, de Jaime Torres Bodet, Agustín Yáñez Delgadillo, Porfirio Muñoz Ledo, y sí similar a Josefina Vázquez Mota, Alonso Lujambio y Emilio Chuayffet, y ya no quiero decir Aurelio Nuño porque estaré exagerando, pero sí es un hecho que el señor está más al pendiente del respaldo a las televisoras, que a los contenidos que ellas trasmitirán y que debería ser la sustancia, su preocupación y su ocupación, igual que el resto de su equipo que no está a la altura de las circunstancias, ni lo estará, pues no las entiende por su conservadurismo. Por fortuna, su ansiedad por dar el lado a la televisión retrógrada, de la que formó parte por años en TV Azteca, le lleva a adelantar cuestiones que, para su fortuna y la del país, se corrigieron. Intentó minimizar, a priori, el trabajo de los que impartirán las clases por la tele, y por ello les pondrá auxiliares o apoyos. Lo peor es que se pensó, aunque usted no lo crea, en las intelectuales Legarreta y Galilea, y sólo le faltó decir que Albertano y el Vítor llenarían el cuarteto, con formato de lo que callan los docentes e ideología de la rosa de Guadalupe. Lamentable si de verdad así lo diseñó. Los que trabajarán las clases deben ser profesores de línea en una labor que inició en 1965 para las telesecundarias, es decir, con experiencia en el sendero de la televisión educativa. Además, en la tele oficial hay programas y series del gran nivel que se requiere, pero, al parecer, Esteban sólo ve TV Azteca. Cierro diciendo que todavía no aclara el caso de los casi 40 millones que se darán a una compañía, filial de Elektra, para producir programas educativos para esta situación. No basta con desmentir, debe precisarlo. Moctezuma debe muchas explicaciones. Lo cierto es que es poco secretario para tan gran contingencia. Además, por fortuna, el magisterio, en un altísimo porcentaje, hizo su trabajo en la primera etapa y lo hará mejor en la segunda, ya con la experiencia y el conocimiento del terreno que se pisa. Siga haciendo videos, señor Moctezuma, mientras el magisterio trabaja por México. 2.- Que los jóvenes que fueron asesinados en la Flores Magón eran delincuentes; pero al que aseguró esto se le olvidaron dos detalles trascendentes, ¿qué hizo la sociedad para evitar que lo fueran?, y dos, antes que nada son seres humanos. En otras preguntas, ¿hay permiso para asesinar?, ¿o se revive el “mátelos en caliente”?. Una cosa es la ira en la combi, y otra el que se ataque a alguien por mandato, es asesinato con premeditación, alevosía y ventaja. 3.- Hablaron primero diversas corrientes de los disidentes, enseguida Joel Sánchez Vélez y hasta entonces Gabriela Bañón despertó para “defender” a los jubilados. Como que es de efectos retardados. Me recordó a Víctor Benítez que fue obligado a defender a los jubilados precisamente; o a Ramiro Quintero en el movimiento de los ochentas; es decir, el charrismo sindical se mueve con reflejos de elefante y memoria de tigre. Allá los jubilados si reciben a la Bañón; después no se quejen si los vuelve a dejar solos, al fin con dos palabritas y los tiene en la bolsa otra vez. 4.- El filme Crescendo, donde el morelense, Iván Daniel Arenas, participó como fotógrafo, fue seleccionado como finalista para la edición 47 de los Óscares. Se trata de un cortometraje, y el hijo del magistrado Carlos Iván Arenas, quien estudió cine, fue parte fundamental en el trabajo.

MASEUAL es un sitio de información periodística en internet, con más de 15 años de experiencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Log In or Create an account