Log In

Columna

MÉXICO DEL NORTE

Pin it

 Por JORGE MÚJICA MURIAS / MASEUAL

*  Los Quedados

 Chicago, Illinois, Estados Unidos de América.-  Hay una categoría de inmigrantes indocumentados con papeles. Yo le llamo “indocumentados clase turista”, porque la mayoría entraron (¡entramos!) al país legalmente, por la frontera o por algún aeropuerto, generalmente con una visa de turista.

          Pero hay varias docenas de visas, no solamente para turistear, sino para estudiar, como acompañantes de diplomáticos o inversionistas, para dar clases, y hasta para practicar algún deporte por una o más temporadas, de artistas para dar conciertos o filmar una película y otras más.

El caso es que el año pasado, según datos revelados esta semana por el Departamento de Seguridad Nacional, más de medio millón de personas que entraron con permiso se quedaron más allá del tiempo autorizado. Según los datos, 45 millones de personas vinieron de visita o temporalmente, y medio millón de ellos se quedaron de una forma u otra. Medio millón, cabe decir, ¡es más gente que todos los que fueron arrestados y deportados por la migra el año pasado!

El número exacto de “quedados” fue de 527-mil, de los cuales, Seguridad Nacional “sospecha” que 483 mil todavía andaban por acá en septiembre, al final del año fiscal. Ya entrados en el sospechosismo, Seguridad Nacional “sospecha” que durante las vacaciones y primeros de años algunos de ellos se fueron, pero creen que todavía quedan 416 mil.

Aún descontando a los que ya se fueron, los quedados siguen siendo más que los 337 mil detenidos en las fronteras del país.

Interesantemente, México no está en primer lugar en la lista de “quedados”. Tiene sentido, porque menos mexicanos consiguen visas, ni de turistas ni de inversionistas ni de nada, para venir legalmente a Estados Unidos. Eso deja en primer lugar ni más ni menos que al otro país con el que Estados Unidos hace frontera: Canadá.

Según la migra, por lo menos 6 mil 900 Canadienses se pasaron en sus permisos, es decir, salieron después de la fecha autorizada, y por lo menos 93 mil de estos vecinos del norte todavía andan entre nosotros, formando parte del ejército indocumentado.

México está en segundo lugar, y luego le siguen, en orden, Brasil, Alemania e Italia.

 

Visas de Hermanos

 

Los chinos, en cambio, tienen el primer lugar de los que se pasaron de tiempo pero que en su mayoría terminaron por salirse, y les siguen Inglaterra y España.

          Entre los que ya de plano no se fueron, están varios países africanos y asiáticos de nombres raros, como Djibouti, Bhutan, Burkina Faso, Laos y Eritrea. Obviamente los datos no dicen a qué se quedaron, pero según investigaciones y reportes de la misma migra y de algunas universidades, 8 de cada diez inmigrantes indocumentados trabajan, así que lo más probable es que la mayoría de los quedados estén chambeando.

          Eso trae el otro punto a la discusión. El sistema de visas de residente para Estados Unidos está basado en la famosa “unidad familiar”, son visas de “reunificación de familias”. Las categorías y prioridades van por cercanía de relaciones familiares, para padres, madres, hijos e hijas, después para hermanos y hermanas y demás. Los hijos pueden ser menores de edad, mayores de edad, casados, solteros, estudiantes de tiempo completo o no, y cada una de esas categorías es otra prioridad.

          Cuando la famosa llamada “amnistía” de los años 1980’s, la inmigración con papeles creció porque todos los “amnistiados” se dedicaron a pedir rápidamente a todos esos parientes y parientas, y los originales 3 y medio millones de nuevos documentados se trajeron a 5 millones de parientes.

          La cosa es que por más cariño que le tenga uno al hermano, el motivo para traerlo es para que trabaje, no nomás para celebrarle los cumpleaños. Pero solamente hay unas cien mil visas para trabajadores, contra un millón de visas de familiares.

          Por eso yo digo que lo que necesitamos son visas de trabajo, no “de familiares”. No necesitamos visas de hermanos, sino de trabajadores.

          En conclusión, de nuevo, los números demuestran una vez el problema de inmigración. No es la frontera ni es la unidad familiar; es el sistema que no le hace caso a la realidad, y no emite visas para que la gente simplemente venga a trabajar… jmujicam@gmail.com

MASEUAL es un sitio de información periodística en internet, con más de 15 años de experiencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Log In or Create an account