Log In

Columna Estado

TIEMPOS MODERNOS

Pin it

Por JAIME LUÍS BRITO / MASEUAL

Morelos: llenar el vacío con algo mejor

Cuernavaca, Morelos, México, 3 de agosto de 2018.-  El “vacío de poder” que dice Jesús Alberto Capella Ibarra, comisionado de Seguridad Pública de Morelos, contribuye a que los cuerpos policiacos relajen la disciplina y además los grupos criminales “aprovechen la situación” para saltar al escenario y enloquecer el estado, sí existe. Pero no como lo plantea el funcionario primer responsable de esa ola de inseguridad.

La verdad es que parece que el gobierno de Graco Ramírez efectivamente ha soltado el poco o mucho control del estado, no para provocar un caos anárquico o arbitrario, sino con un sesgo que le permita sacar ganancia de pescador en río revuelto. El descontrol va generando incertidumbre, confusión y zozobra.

Así que sí, existe el vacío de poder, pero no completo, no por las razones que esgrime Capella Ibarra, sino más bien para ganancia de aquellos que perdieron en la elección, que no pudieron imponer la continuidad de su proyecto y que ahora quieren obstaculizar, así sea destruyendo el estado, la posibilidad de salir adelante con un nuevo gobierno.

Javier Sicilia lo ha dicho varias veces, a Graco Ramírez se le esfumó la posibilidad de una candidatura a la Presidencia de la República, se le acotaron todos los escenarios que pensó en algún momento a nivel nacional, se le cerraron las puertas. Así que sólo le quedaban las ruinas de Morelos, quiso a toda costa quedarse para reinar sobre ellas, como un feudo, siguiendo la tradición de su familia de ser caciques. Pero ni eso ha podido, así que ahora, piensa con despecho que si no fue para él, entonces mejor que no sea.

Me preguntan qué se puede hacer. Pues hay muchas cosas que se pueden hacer. La ciudadanía dio muestras claras en todo el país, que todavía confía en los caminos pacíficos para generar cambios. En Morelos también, desde hace años la sociedad civil se ha organizado para llevar a cabo cambios. Lo han hecho en la defensa de su territorio como en Tepoztlán, Amilcingo, Huexca, Tetlama y otros. Lo ha hecho para la defensa del patrimonio cultural, como con la defensa del Casino de la Selva. Lo ha hecho por la defensa de su decisión de autogobernarse, como en Tlalnepantla o en los nuevos municipios indígenas.

La organización es la respuesta. La organización no es espontánea, surge de la necesidad de la gente de resolver los problemas que nadie más le resuelve. Es claro que la policía no resuelve los problemas de inseguridad, por ello, frente a eso, los pueblos y comunidades deciden organizarse y con los pocos recursos con que cuenta, decide controlar los accesos a sus territorios, hacerse cargo de quienes son considerados los violentos.

Organizarse con los vecinos para tener un control de la calle, de la cuadra, es un primer paso. Sumar otras calles puede llevar a que la comunidad sea un mejor espacio para vivir. Incluir a otras comunidades cercanas puede hacer municipios transformados. No es fácil y no todos ni todas le entran. Es natural. Pero siempre habrá buena disposición con claridad de argumentos y objetivos sobre la mesa.

Porque en el fondo, el Estado está rebasado y se ha convertido en un sistema entrópico que se devora a sí mismo y va destruyendo y tragando todo lo que encuentra a su paso. Suena utópico, sí. Pero Cherán y otras comunidades nos dicen que es posible, en lo pequeño, en lo cercano, en lo simple. Sobre todo, porque el “vacío de poder” se puede llenar de algo peor, aunque para estas alturas, usted crea que no es posible estar peor.

Twitter: @Patrio74

www.facebook.com/JaimeLuisBrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Log In or Create an account