Log In

Columna

SIN CORTAPISAS

Pin it

Por PATRICIA CASTRO CEDILLO / MASEUAL

Los olvidados

 

Cuernavaca, Morelos, México 13 de julio de 2020.-  Se ha dicho en infinidad de ocasiones que los más propensos a contraer el covid-19 son las personas adultas mayores y aquellas que presentan obesidad mórbida, diabetes y demás enfermedades que hacen de su cuerpo un “caldo de cultivo” para contagiarse con fatales consecuencias, esto, según información de la Secretaría de Salud tanto federal como estatal.

Pero ¿qué han hecho los gobiernos para inhibir, prevenir y proteger a estos sectores vulnerables de la población? Nada, es la respuesta tajante, ¡nada! Es más, en lo que respecta a Cuernavaca, las rimbombantes y publicitadas despensas están dejando de llegar, según han manifestado algunos “beneficiarios” de colonias populares, pero… si es que aún hay familias que las reciben, también es un hecho, que sigue sin protegerse a los abuelitos.

Por qué se dice lo anterior, porque en las últimas fechas se ha vuelto una cotidianeidad observar a personas adultas mayores ya sea afuera de los Oxxo´s, tiendas de autoservicio, cruceros y demás vialidades de la capital, pidiendo una moneda, pidiendo comida para llevar a sus casas, si es que tienen dónde llegar, y no importa la hora, bien se les puede ver a las 7 de la mañana que a las 11 o 12 de la noche, sin importar si llueve, hace frío o calor.

Pero lo más preocupante es que se hacen acompañar por menores de edad, de entre 4 y 8 años, quisiera pensar que son aquellas abuelitas que están a cargo de los pequeños porque no tienen ya a sus padres, o bien, porque sencillamente toda la familia busca, a su manera, llevar el pan a sus mesas.

¿Y el gobierno? Durmiendo el sueño de los justos; “exhortando” qué hacer o dejar de hacer; “conminando” a resguardarse en sus domicilios”, en tanto políticos de diversos niveles, olores y colores, comienzan a allanar el terreno con la entrega de víveres, láminas, tinacos y demás, que mayormente provienen de los impuestos que la sociedad paga, haciendo pasar como suyo esos “apoyos”, porque está en puerta el inicio de precampañas electorales. Esa es la verdadera razón de su “preocupancia”.

¡Así es!, como siempre, muchos son los políticos ávidos de poder y ambición para mantener su estatus, que empiezan ya con sus “baños de pueblo”; definitivamente lucrando con la necesidad e ignorancia de cientos de familias, de aquellas que no cuentan con acceso a redes sociales ni siquiera con televisión para darse cuenta de la realidad que se vive; y que ahora será el “apoyo social” la bandera política para los partidos que buscan posicionarse y continuar mamando de la ubre presupuestal.

Se les olvida a los gobiernos que su obligación es trabajar por el bienestar de la población, pero a la pobreza que se incrementa a la par de la inseguridad, se repite, se suma la presencia de personas de la tercera edad que carecen de lo mínimo indispensable para subsistir y es precisamente esa necesidad la que propicia que salgan a las calles a buscar el sustento, no importando los riesgos que ello conlleva no sólo para los abuelitos, sino, principalmente, para los menores que los acompañan.

Pero ¿qué pasa con las personas en calidad de calle? Pues nada, superviven como pueden; deambulan por las calles y se resguardan en los resquicios de los negocios del centro de la ciudad; no hay para ellas apoyo alguno; es común

observan a personas con alguna discapacidad física o motriz, a integrantes del “escuadrón de la muerte” y adictos que están todo el tiempo en la vía pública sin ninguna medida de protección, este sector vulnerable también son los otros olvidados.

Basta con que Cuauhtémoc Blanco o Antonio Villalobos Adán recorran las calles del centro histórico y de colonias populares para constatar la necesidad imperante de estas personas, ahí es cuando deberían mandar sus cuadrillas de salud, del DIF, y crear albergues, entregar despensas, cubrebocas, gel antibacterial para que su salud no se vea diezmada.

Créanme con “exhortos” las personas vulnerables con adquirirán de facto “escudos de la salud y protección”, tampoco con “exhortos” llevarán el pan a sus mesas. Es hora de que en verdad se pongan a trabajar, que en verdad desquiten los salarios millonarios que perciben y se preocupen y ocupen por quienes, en su momento, no se duda, confiaron en sus gobiernos de papel. Tiempo.

MASEUAL es un sitio de información periodística en internet, con más de 15 años de experiencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Log In or Create an account