12 junio, 2024

PERIODISMO INDEPENDIENTE EN MORELOS

LA CURIOSA LÍNEA FANTASMAL QUE DIVIDE LA INCONGRUENCIA DE LA CONVENIENCIA

Por ALEJANDRO CÁRDENAS SAN ANTONIO / MASEUAL


• ¿Ética o Moral?


Cuernavaca, Morelos, México, 29 de agosto de 2023.- En esta sociedad moderna, donde puedes tener el mundo en la mano a través de tu celular, es común que por ese cómodo acceso a datos e información, encuentres un amplio desfile de confusas y contradictorias versiones de la realidad y de incongruencias que te impactan y te obligan a tomar parte en el juego, elegir opciones o descartarte, según convengan.

Las incongruencias más recurrentes se refieren a diferencias entre lo que se dice y lo que se hace, o entre los valores proclamados y las actitudes ejecutadas.
Curiosamente, es lo mismo en una situación colectiva o personal de conveniencia.

En la actualidad, se mencionan dos frases contundentes: “ganar-ganar” y sustentabilidad. En esa lógica, veamos la escurridiza y delgada línea que hay entre la incongruencia y la conveniencia.

A) Incongruencia

Algunos ejemplos de las principales incongruencias en nuestra sociedad es la creciente preocupación por el medio ambiente, mientras seguimos consumiendo grandes cantidades de recursos naturales y generando una gran cantidad de desechos. Por un lado, muchas personas expresan su compromiso con el cuidado del planeta y participan en movimientos ecologistas; sin embargo, continúan comprando productos altamente contaminantes o desechables sin considerar su impacto ambiental.

Otra incoherencia notoria está relacionada con nuestros hábitos alimenticios. Cada vez más personas muestran interés por llevar un estilo de vida saludable mediante dietas equilibradas y conscientes; no obstante, también se observa un aumento exponencial en la cantidad de comida rápida consumida diariamente. La industria alimentaria promueve alimentos procesados y poco saludables a través del marketing masivo dirigido hacia los jóvenes principalmente.

Asimismo, existe contradicción respecto a nuestras relaciones personales en este mundo hiperconectado tecnológicamente hablando. Aunque tenemos múltiples formas para comunicarnos instantáneamente con cualquier persona alrededor del mundo gracias a Internet, muchos cada vez nos vemos más solitarios e incomunicados emocionalmente debido al uso excesivo de las plataformas digitales.

Una incongruencia más está en lo político y sus personajes que afirman valorar mucho la honestidad, pero constantemente mienten o engañan a los demás y esta discrepancia entre lo que dicen valorar y sus acciones, generan una incoherencia interna y dificulta establecer relaciones basadas en la confianza.

Las incongruencias también se presentan a nivel colectivo e institucional, casos sobran: un gobierno puede prometer “Transparencia”, pero mantiene ocultos datos relevantes para los ciudadanos y esta falta de congruencia afecta al sistema democrático pues socava los principios básicos sobre los cuales debería basarse el ejercicio del poder.

Pero por igual, hay una delgada línea entre la incongruencia y la conveniencia.

B) Conveniencia

Hemos dicho ya que la incongruencia es un fenómeno que se da cuando hay una falta de coherencia o consistencia entre las acciones, pensamientos y palabras de una persona y por otro lado, la conveniencia está relacionada con hacer algo que nos beneficia en determinado momento y se debe decantar exactamente lo mismo.

Estas dos dimensiones, pueden parecer muy similares y confundirse fácilmente pues cuando alguien actúa de forma incongruente, pero a su vez le beneficia o le parece conveniente, puede generar cierta ambigüedad e incluso conflicto moral o ético.

Cuando actuamos sin coherencia, estamos enviando mensajes contradictorios a los demás e incluso a nosotros mismos. Esto genera desconfianza, ya sea en nuestro entorno personal como laboral porque no sabemos con certeza qué esperar del individuo en cuestión.

Un ejemplo más de esa delgada línea de la incongruencia y la conveniencia es la brecha económica existente entre los países desarrollados y los subdesarrollados.

Mientras algunas naciones disfrutan de altos niveles de poder económico, acceso a tecnología avanzada e infraestructuras modernas, otras aún luchan contra la pobreza extrema, la falta de servicios básicos y la escasez alimentaria. Así mismo, esta disparidad crea una situación injusta en la cual algunos países se benefician del trabajo explotando los recursos naturales provenientes del país llamado tercer mundo y la narrativa es “ganar-ganar” sin importar los daños ni las consecuencias a futuro.

Para acotar la participación en este espacio de comunicación, (más no los casos): La Paz y los derechos humanos promovidos por organismos internacionales como Naciones Unidas y su violación sistemática por parte de estados poderosos o grupos armados, dentro de sus fronteras o incluso, interviniendo militarmente sin permiso alguno bajo un argumento ideológico vacío ante otros gobiernos “dictatoriales”.

Y finalmente: la Paz, la conveniencia de la imposición de ideologías o intereses ajenos sin el consenso de la población afectada que pone en tela de juicio los valores que supuestamente promovieron a través de los derechos fundamentales para todo ser humano ¿es ética o moral?

¡Vaya! la curiosa línea fantasmal que divide la incongruencia de la conveniencia.

About The Author